Ventajas y desventajas de utilizar lentillas

En nuestros días ya estamos muy acostumbrados a convivir con las lentes de contacto. Son muchas las personas que eligen está opción para corregir sus problemas de visión ya que se adapta bien a su estilo de vida. Por ello, pensamos que es un buen momento para recordar las ventajas e inconvenientes de utilizar lentillas

¿Empezamos?

¿Quiénes pueden usar lentillas?

El uso de las lentes de contacto está muy extendido. Todas las personas con defectos refractivos en su visión pueden utilizar lentillas para no usar sus gafas graduadas todo el día. Además, permiten evitar la cirugía refractiva, que no siempre es una solución viable o no es deseada.

Eso sí, debemos pensar que la lente de contacto no debe ser la única solución para nuestro problema de graduación. Lo adecuado es tener siempre unas gafas de apoyo. Sin embargo, hoy en días, las lentillas resuelven casi todas las graduaciones que pueden tener los pacientes.

¿Qué ventajas podemos encontrar en utilizar lentillas?       

  1. Ofrecen mucha comodidad de visión. Las lentes de contacto se colocan directamente en el ojo. De ese modo, tenemos la ventaja de ver directamente con ella.
  2. Nos permiten tener un aspecto más natural. Aunque los usuarios de gafas estemos acostumbrados a vernos con ellas, a veces nos resulta más favorecedor ver nuestra cara sin ellas. Cuando utilizamos lentillas, la gente de nuestro entorno apenas lo percibe. Ofrecen una imagen mas real de nosotros mismos.
  3. Disminuye las aberraciones de los cristales. Al poner la lente de contacto en el ojo, se reducen las aberraciones que puedan tener los cristales de las gafas.  Esto hace que podamos ver con mas nitidez.
  4. Están fabricadas con materiales que transpiran muy bien. Los avances tecnológicos de los laboratorios han permitido que las lentes de contacto sean un producto de alta calidad. Actualmente utilizar lentillas es una solución muy cómoda y biocompatible.
  5. Los cuidados de mantenimiento son sencillos. En la mayoría de los casos podemos resolver la limpieza de las lentillas con un líquido único. También existe la opción de las lentes de usar y tirar. Éstas nos ofrecen la ventaja adicional de que no necesitan ningún líquido para su cuidado.
  6. Se adaptan perfectamente a nuestro día a día. El ritmo de vida que tenemos actualmente no nos permite parar. En ocasiones las gafas pueden ser un handicap para nuestro estilo de vida. Una de las principales ventajas de las lentillas es que nos permiten realizar actividades que deseemos. Nuestros movimientos son más libres y ágiles, por lo que son un elemento fundamental para los amantes de las actividades físicas y el deporte.
  7. ¡¡No se empañan!! Uno de los momentos que más odiamos los usuarios de gafas es ese en el tus gafas se empañan y dejas de ver. En días lluviosos o lugares húmedos es bastante habitual sentir esa sensación desagradable. Te hace parar para limpiar tus gafas. Con las lentillas eso no sucede.
  8. Su utilización es sencilla. Aprender a colocar la lente de contacto y conocer unos pocos tips adecuados para su uso es lo único que necesitarás para empezar a utilizarlas.
  9. Puedes combinarlas con tus gafas de sol. Eso de ponerse gafa sobre gafa resulta complejo. Sin embargo, si usas lentillas podrás seguir combinándolas con tus gafas de sol preferidas sin ningún problema. Una ventaja para tu outfit y, sin duda, para tu bolsillo.

Inconvenientes de la utilización de lentes de contacto

  1. No eliminan las gafas. Nuestros ojos deben recuperar su estado metabólico normal. Lo adecuado es que nos quitemos las lentes de contacto al menos un par de horas al día. Durante ese tiempo usaremos nuestras gafas.
  2. Son un producto sanitario y lo debemos cuidar como tal. Utilizar lentillas exigirá que extrememos nuestra higiene y un mantenimiento adecuado del producto. Tu optometrista de confianza te explicará cuáles son los pasos que debes seguir para no cometer errores.
  3. Su uso no está recomendado siempre. Si en algún momento el usuario sufre alguna patología ocular ( como conjuntivitis, queratitis) deberá limitar su utilización. En esas situaciones no es adecuado usar lentes de contacto.
  4. En ocasiones puede costar la adaptación inicial.  Hay que aprender a colocar las lentes de contacto y nuestro ojo se debe acostumbrar. Pero no te preocupes, no se trata de una técnica o proceso complicado, solo hay que coger práctica.

 

Las lentes de contacto son una muy buena solución para la corrección de nuestros problemas refractivos, como la Miopía, Hipermetropia, Astigmatimo y presbicia o vista canasada.  Sin embargo debemos ser cuidadosos con la higiene en el manejo y el mantenimiento. Ponernos en manos de los profesionales adecuados es la mejor opción para obtener una adecuada información y para que nos ayuden con la adaptación, el mantenimiento y las revisiones.

 

 

Comparte en Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No hay comentarios

Deja tu comentario