Presbicia: conoce sus causas y sintomas

¡Hola! Hoy queremos hablaros de una de las anomalías más habituales entre población superior a los 45 años: la presbicia o vista cansada. Seguro que conocéis muchas personas que nunca usaron gafas y de pronto, empiezan a necesitarlas cuando cumplen una determinada edad.

Se calcula que en unos años más de la mitad de los españoles sufrirán esta dolencia. De modo que lo mejor es que empecemos por comprender qué es y cuáles son sus causas.

¿Empezamos?

¿Qué es la presbicia?

La palabra Presbicia viene del griego  y significa “ojo envejecido”. Como para todo nuestro cuerpo, la edad nos pasa en balde. Los ojos, al igual que otros órganos también sufre con el desgaste del tiempo. La presbicia está causada precisamente por eso, un envejecimiento de nuestro ojo. En concreto se produce por el endurecimiento natural del cristalino, que es una lente transparente que tenemos en la parte anterior del ojo. Su principal función es focalizar en la retina los rayos de luz.

Con el paso de los años nuestros ojos también envejecen. La presbicia es un defecto ocular que suele aparecer entre los 40 o 45 años.

A partir de los 40 años, el cristalino se engrosa y empieza a perder su elasticidad. Gradualmente, el control del músculo ciliar disminuye y se incrementa la dificultad para enfocar objetos en visión de cerca.

Principales síntomas de la Vista Cansada

¿Cómo podemos detectar que sufrimos presbicia? La respuesta siempre será que ante algunos de sus síntomas se acuda a un profesional que realice una revisión de nuestros ojos. Entre otras cosas porque los síntomas de la presbicia pueden confundirse con otras dolencias, como la hipermetropía.

Los síntomas habituales de la presbicia son:

  • La visión borrosa y dificultad para enfocar correctamente.
  • Agotamiento visual
  • El acto reflejo de alejar los textos para facilitar su lectura

 Tratamiento de la Presbicia

De los muchos trastornos visuales diagnosticados, los más habituales son: astigmatismo, miopía, hipermetropía y presbicia. En las tres primeras se ha encontrado un factor hereditario. No hay prevención conocida. La presbicia es la perdida progresiva de visión debido al envejecimiento y tampoco puede ser prevenida.

Sin embargo, al detectar sus primeros síntomas si podemos corregirlos. De esa forma, aunque no se alcance la recuperación de la visión anterior, el paciente podrá adaptar su vida a la nueva situación.

Las lentes de contacto pueden corregir esta situación con lentes bifocales, multifocales o a través de la denominada monovisión. Las lentes Bifocales/Multifocales disponen de dos o más zonas de corrección para proporcionar en su uso visión de lejos y cerca. La Monovisión es una técnica de adaptación de lentes de contacto en la cual una lente se prescribe para lejos y la otra para la visión de cerca.

Los síntomas como la visión borrosa, agotamiento visual o el dolor de cabeza,  en muchas ocasiones, se corrigen con lentes de contacto o gafas.

¿Sufres o crees que puedes sufrir presbicia? Te ha resultado útil este post. Si es así, compártelo en redes sociales. Puede que alguien más tenga tus mismas dudas sobre este problema.

Comparte en Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No hay comentarios

Deja tu comentario