5 Razones para NO comprar gafas falsificadas

Se acerca el verano y el solecito. Y con ellos, aparecen infinidad de vendedores ambulantes con los últimos modelos de gafas de sol de las marcas más top. Es la época perfecta para comprar una, dos o tres gafas falsificadas. Son baratas y fáciles de conseguir, pero ¡OJO! todo tiene un precio. Las gafas falsificadas podrán dar el pego por fuera… pero cuando miramos por dentro… vemos su lado oscuro.

Muchas personas consideran sus gafas de sol un complemento más de su outfit, sin embargo cumplen una función fundamental: proteger nuestro ojos de la radiación U.V. Por ese motivo hemos querido tratar este tema tan importante. No es necesario gastar mucho dinero para proteger nuestros ojos de los rayos del sol, pero si hay que acudir al lugar adecuado para comprar productos de calidad y donde nos asesoren adecuadamente. Debemos mentalizarnos de los daños que pueden producir esas gafas falsas. Por ese motivo os hemos hecho un compendio de nuestros 5 motivos para que destierres esas gafas de mala calidad de tu bolso, hoy y siempre.

¡¡Vamos allá!!

1 Las gafas falsificadas no pasan ningún control sanitario

Sanitariamente las gafas falsificadas no pasan ningún control sanitario. Así dicho puede parecer poco importante, sin embargo las certificaciones de calidad nos dan garantías de que ese producto es adecuado para su uso. Eso quiere decir que las gafas que compramos en los mercadillos no ofrecen ninguna garantía de que vayan a proteger nuestros ojos.

Además las personas que venden estos productos, ya sea en tiendas o puestos ambulantes, no son especialistas en nuestra mirada. Un optometrista tiene los conocimientos adecuados para asesorarte sobre las monturas, las lentes, los filtros y los tratamientos adecuados a tus necesidades. Con tu mirada, no te la juegues.

2. Se usan materiales de mala calidad.

El precio es inferior, en parte porque los materiales utilizados en su fabricación no tienen la misma calidad. Ni las lentes, ni los metales ni las resinas son las mismas. Eso puede hacer que nos topemos con gafas elaboradas a partir de materiales dañinos para nuestra salud. ¿Quien no ha visto gafas con lentes de plástico? ¿Crees que son adecuadas para tu mirada?

3. No tienen filtros UV adecuados

El filtro U.V. de las gafas de sol es uno de los elementos más importantes en unas buenas gafas de sol.  Consiguen que no lleguen las radiaciones ultra violeta a nuestros ojos. Hemos escuchado hasta la saciedad lo dañinos que pueden ser los rayos del sol en nuestra piel. lo cierto es que estas radiaciones también afectan a cuartos partes fundamentales de nuestra mirada:

  • A la conjuntiva: estos rayos pueden irritarla, enrojecerla e incluso producir alteraciones moleculares.
  • A la córnea: ya que pueden producir cambios en su estructura que modifican la trasparencia. Si además estás operado de miopía, has perdido parte del filtro natural que tiene el ojo, por lo que la situación puede verse agravada.
  • Al cristalino: este es el principal filtro natural de u v del ojo. Los niños aún no lo tienen bien desarrollado por lo que necesitan un Extra de protección.
  • A la retina: este es el área dónde más daño hacen los rayos U.V. ya que las células son más sensibles de ser dañadas, de ser alteradas. Debes tener en cuenta que algunos efectos pueden llegar a ser irreversibles.

Cuando recibimos mucha cantidad de luz, nuestro ojo provoca que la pupila se contraiga. Este acto hace que llegue menos radiación U.V. a la retina. Al ponernos unas gafas de sol conseguimos que a nuestro ojo llegue menos y por tanto no cerraremos la pupila de forma automática. Al utilizar gafas falsificadas sin filtro U.V lo que conseguimos es engañar a nuestro órgano visual y hacerle creer que no tiene que detener naturalmente los rayos U.V. Si las gafas no tienen un filtro adecuado, estamos haciendo que nuestro ojo absorva toda la radiación. A la larga esto podrá dañar nuestra retina.

3. Comprar gafas falsificadas incentiva el mercado ilegal

Al comprar gafas falsificadas estás avivando un mercado negro. Las marcas y los diseños invierten cada año tiempo y dinero en crear nuevas líneas y colecciones. Económicamente, al comprar productos falsos (sean gafas, bolsos, colonias…) estamos dañando inicialmente a los creadores y diseñadores y a sus marcas. Pero además también estamos debilitando el tejido empresarial que hay detrás de ese producto y que cumple  escrupulosamente la normativa institucional impuesta. ¿¿Realmente queremos dañarlo??

4. Fomenta el trabajo precario y la explotación de personas.

Este motivo viene derivado del punto anterior. Si económicamente creemos no es adecuado fomentar el mercado negro, éticamente al comprar gafas falsificadas estás potenciando trabajos precarios y explotación de personas. Esos productos suelen fabricarse en el mercado asiático. Las fabricas que los producen tienen condiciones que distan mucho de los que en España o en la Unión Europea podemos considerar adecuadas. Comprar estos productos solo enriquece a los dueños de las fabricas.

 

comprar gafas falsificadas

Aquí tienes motivos de sobra para olvidarte para siempre de las gafas de mercadillo. Esas solo pueden cumplir una función, las de sujetar tu pelo de la brisa veraniega de la playa. Si necesitas unas gafas de sol, acude a tu optometrista de confianza. Seguro que podrá ayudarte y encontrar un modelo perfecto para ti.

 

Y si este post te ha resultado de utilidad… ¡¡Compártelo!! (puede que convenzamos a otras personas de que las gafas falsificadas no protegen tus ojos)

 

Comparte en Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No hay comentarios

Deja tu comentario